Posteado por: jbb | enero 27, 2009

Reunión pública sobre “Punta Brava”. 16 de diciembre, 2008. Un intento de resumen.

(english version at the end)

La reunión pública del pasado 16 de diciembre, juntó a más de un centenar de personas que escucharon la presentación del proyecto “Punta Brava” y 22 ponencias – casi divididas en partes iguales – de quienes ven con buenos ojos y quienes objetan el proyecto (ver acta-reunion-publica-punta-brava). Después hubo una extensa sesión de comentarios, preguntas y respuestas.

Fue particularmente significativa la presencia de miembros del Consejo Consultivo para el Desarrollo Sustentable, núcleo Baja California, que pasada la reunión elaboró una lista de 18 recomendaciones para el proyecto (ver consultapbanda-resumenconsejoconsultivo).

La mayor parte de las intervenciones favorables las hicieron vecinos y miembros del ejido que circunda el terreno sobre el que se planea desarrollar el proyecto,  así como empresarios y representantes de organizaciones empresariales. También se escucharon opiniones favorables de algunos  ambientalistas y académicos. Se concentraron en el impacto social y económico positivo que puede tener este proyecto en el Municipio de Ensenada al;

a) generar empleos durante su construcción y operación,

b) incrementar el valor de la propiedad en y alrededor de Punta Banda y

c) promover la captación de turismo de alto nivel económico gracias al patrocinio del golfista “Tiger” Woods. 

En general desestimaron los riesgos ambientales y económicos asociados a la descarga de salmuera debida a la producción de agua potable para el campo de golf,  cuestionaron que tan grande puede ser la importancia de Punta Banda como patrimonio cultural de Baja California y opinaron que la zona ya está ecológicamente dañada, por lo que desde este punto de vista el impacto que pueda tener el proyecto es secundario.

La mayor parte de la intervenciones críticas al proyecto fueron hechas por ambientalistas y académicos universitarios. Expusieron que el proyecto, y en particular el campo de golf;

a) acabaría con una de las mayores concentraciones de restos arqueológicos en la costa del Pacífico bajacaliforniano,

b) destruiría un paisaje natural de gran belleza que debería ser accesible a cualquier ciudadano, y que podría convertirse en un importante atractivo regional que rindiera considerables beneficios económicos y sociales al municipio de Ensenada,

c) impediría el acceso a la costa, violentando un derecho constitucional fundamental,

d) limitaría las prácticas escolares y de investigación que realizan profesores de la UABC, aprovechando la riqueza paisajística, geológica, biológica, ecológica y  arqueológica del sitio,

e) es incompatible con la preservación del medio ambiente vegetal y animal de la zona terrestre y peligroso para el ambiente marino dada la descarga de salmuera,

f) minimiza el riesgo geológico de la zona, situada sobre la hasta ahora poco activa pero muy importante falla de Agua Blanca,

g) genera un importante dilema moral y potencial problema político en esta árida región, ya que la cantidad de agua que se usaría para el campo de golf bastaría para abastecer una población de 40,000 habitantes y

h) tendría efectos importantes sobre el calentamiento global, emitiendo mas de 8000 toneladas anuales de CO2 para producir el agua para regar el campo de golf.

Consideraron que no es posible descartar el efecto de la descarga continua de salmuera sin que exista un estudio que modele su distribución estacionaria en una amplia zona de la bahía, utilizando los parámetros del proyecto, condiciones físicas y de frontera apropiadas al lugar y a la época del año y un número estadísticamente significativo de puntos de descarga, con la finalidad de poder identificar el de menor riesgo. También argumentaron que el impacto económico y social sería menor al previsto, ya que el presupuesto que presentan los desarrolladores parece excesivo, una fracción importante de los gastos se haría fuera del municipio, los empleos que generaría son pocos y de bajo nivel y el turismo de alto nivel que pudiera atraer probablemente pasaría fugazmente por Ensenada.

A continuación se incluyen algunas de las intervenciones que hubo en la reunión, todos contrarias al proyecto, y una copia de un documento en el que dos dependencias de la SEMARNAT (SGPA y DGIRA) solicitan información a los desarrolladores. Se extiende una invitación a que nos envíen documentos favorables a este desarrollo.

Joaquín Bohigas. “El costo del agua en el proyecto Punta Brava”. consultapbanda-jbohigas

Gabriel Camacho. “Observaciones al proyecto Punta Brava”. obspbanda-gcamacho

Moisés Santos. “Omisiones de los aspectos culturales y estéticos del proyecto Punta Brava”. consultapbanda-msantos

Miguel Wilken Robertson. “10,000 años de historia ambiental. Un recurso para el futuro”. consultapbanda-mwilken

SEMARNAT. Solicitud de información a los desarrolladores. solicitud-info-adicional-punta-brava

Finalmente, te invitamos a que participes en la encuesta que estamos realizando en este blog (a la derecha): Dados los argumentos que presentan los desarrolladores, así como las opiniones que se han presentado a favor y en contra del proyecto Punta Brava, ¿crees que este es benéfico para el futuro de Ensenada?


Summary: Public Hearing on “Punta Brava” development proposal for Punta Banda, Ensenada, Baja California, Mexico December 16, 2008

A public hearing was held in Ensenada, Baja California, Mexico on December 16th, 2008, by request of a group of local citizens concerned about the impact of a proposed 265-acre project to be located on the Punta Banda peninsula that forms the Bay of Ensenada. The citizens exercised their legal right by asking SEMARNAT (Mexico’s national environmental agency) to hold a public hearing for purposes of allowing the public to question the environmental impact report presented by the transnational corporation “The Flagship Group”.

Over a hundred people attended the December 16th meeting, in which the “Punta Brava” project was described by the promoters, followed by 22 presentations  given by members of the public, these being divided fairly evenly between those for and against the project (see acta-reunion-publica-punta-brava). Afterwards there was an extensive session of questions, answers and comments.

Of particular significance was the presence of members of the Baja California branch of the Advisory Board for Sustainable Development, which assembled a list of 18 recommendations following the meeting (see consultapbanda-resumenconsejoconsultivo).

Most of the favorable comments came from neighbors and ejido members from the lands surrounding the proposed development area, from individuals and organizations of the business sector, and a small number of environmentalists and researchers. They concentrated on the following positive social and economic impacts that this project could have for the Municipality of Ensenada:

a) the generation of employment during construction and operation;

b) the increase in land values in and around the Punta Banda area;

c) the promotion of a higher economic class of tourists through the backing of golf celebrity “Tiger” Woods.

In general these presentations dismissed the environmental and economic risks associated with the project, including the discharge of salt sludge resulting from the production of potable water for the golf course. They also questioned the cultural importance of Punta Banda as part of Baja California’s cultural heritage, and they implied that the area has already been ecologically damaged, so that from this point of view the negative impact of the project would be inconsequential.

Citizens concerned about the environment, academic researchers and specialists made most of the presentations opposing the project. They pointed out that the project, and in particular the golf course, would have the following impacts:

a) it would destroy one of the most important areas of archaeological remains on the Pacific coast of Baja California; 

b) it would ruin a natural landscape of great beauty that should remain accessible to all citizens, and could become a major attraction providing substantial economic and social benefits for Ensenada;

c) it would impede the average Mexican citizen’s access to the coast, violating a fundamental constitutional right;

d) it would limit the ability of local university researchers and students to continue with geological, ecological, biological, marine science and archaeological research studies in the area,

e) it is incompatible with the conservation of the endangered coastal scrub plant and animal ecosystems of the terrestrial zone, and represents a danger for the marine environment, in particular due to the large amounts of salt sludge discharge;

f) it minimizes the area’s geological risks, given that it is located on top of the Agua Blanca fault, which although it has not recently been active, is known to be one of the major faults of the region;

g) it creates a significant moral dilemma and a potential political problem in our arid region, given that the amount of water to be consumed by the golf course alone could supply enough water for 40,000 residents;

h) it would have significant impacts in terms of global warming, emitting more than 8000 tons of CO2 per year in order to produce enough water for the golf course. 

They pointed out that the effects of the salt sludge cannot be dismissed, given that there is no study modeling the stationary distribution of salt sludge over an extensive bay area, using the project discharge parameters, physical and boundary conditions appropriate for the area and time of year and a statistically significant number of discharge points, in order to determine which would imply the least risk. They also argued that the positive economic and social impacts would be less than projected, since the estimated investment presented by the developers seems excessively high, a large percentage of the expenses would be made outside the municipality, the jobs created would be few and poorly paid, and the wealthy tourists that it hopes to attract would probably only stay in the country for a brief time. 

Below you can see some of the presentations made at the public hearing. All are opposed to the project; we would like to invite papers from those in favor of the project. Copies of the meeting minutes and a letter asking for further information from the developer, both from SEMARNAT, are also included. All these are in Spanish. 

Joaquín Bohigas. “El costo del agua en el proyecto Punta Brava”. consultapbanda-jbohigas

Gabriel Camacho. “Observaciones al proyecto Punta Brava”. obspbanda-gcamacho

Moisés Santos. “Omisiones de los aspectos culturales y estéticos del proyecto Punta Brava”. consultapbanda-msantos

Miguel Wilken Robertson. “10,000 años de historia ambiental. Un recurso para el futuro”. consultapbanda-mwilken

SEMARNAT. Letter to developer asking for information. solicitud-info-adicional-punta-brava 

Finally, we invite you to participate in the poll that we are taking on this blog (on the right) which asks the following question: Given the arguments presented by the developers, as well as the opinions that have been presented in favor and against the “Punta Brava” project, do you think that this will be a benefit for the future of Ensenada? 


Responses

  1. Sobre Análisis de la Consulta y Presentación Pública de “Punta Brava”

    Desde el principio de esta cuestión, me ha quedado claro que existen tres posibilidades: que el proyecto sea aprobado sin ninguna modificación (tal y como se ha presentado); que el proyecto sea condicionado a cumplir con toda una serie de requisitos y obligaciones (lo que parece ser el caso) o; que el proyecto sea totalmente rechazado. No puedo decir que se ganó o se perdió porque depende mucho del punto de vista individual y la postura hacia ese proyecto, pero sí es importante resaltar que al final de la sesión se incluyeron todas y cada una de nuestras observaciones como parte de las recomendaciones que se les hicieron a los promotores del proyecto. Además, el proyecto está detenido hasta que cumplan con los requerimientos que la SEMARNAT les ha hecho y que, de nuevo, incluyen todos los puntos que tanto hemos señalado.
    Cuantitativamente parecería que los promotores de Punta Brava se anotaron un triunfo ya que lograron consolidarse ante un significativo sector de la opinión pública, lograron el importante apoyo de sus vecinos los ejidatarios y de algunos propietarios de terrenos adyacentes. Además, el sector empresarial de Ensenada (como siempre y algunos muy patéticos) apoya al proyecto. Hubo algunos académicos que hablaron a favor del mismo (muy pocos y vinculados al proyecto) y la sorpresa (y decepción) del día fue la participación de Alfonso Aguirre quien asumiendo el papel de Gurú de la conservación, nos vino a decir que el sitio ya no valía la pena desde el punto de vista ambiental, que estábamos exagerando y que mejor se creara un fondo para la conservación de islas (¡!).
    Desde el punto de vista cualitativo, los argumentos contra el proyecto estuvieron mejor sustentados: no presentamos lo que creemos, creemos saber, pensamos o sentimos, sino que presentamos hechos, datos duros, conocimiento, estas fueron las mejores presentaciones, cuestionamientos, señalamientos y preguntas de la sesión, mientras que la mayoría de las presentaciones a favor (con honrosas y muy respetables excepciones) un listado de buenas intenciones, sueños y promesas de mucho dinero, esperanzas no bien fundamentadas, omisiones y autoengaños.
    Estoy de acuerdo en que, el que no se haga nada en Punta Banda no puede ser opción, nunca se ha negado esta verdad. Tampoco niego que este tipo de proyecto, aunque no sea adecuado, siempre representa una oportunidad económica. La discusión se da en qué, cómo y por qué.
    Por eso veo como un avance la inclusión de las observaciones, porque al final (aunque no lo parezca) esta es una negociación, quizás no muy tersa, a ratos muy álgida. Queda esperar y ver si los promotores cumplen con los requerimientos y las recomendaciones, y si SEMARNAT, PROFEPA e INAH asumen su papel institucional y exigen lo que les compete.

    Por lo pronto seguimos trabajando y vigilantes, analizando los hechos, revisando nuestra postura, metas y objetivos y afinando la estrategia…

  2. It was nice to see your blog.Just Keep Writing!

    ______________________________
    Don’t pay for your electricity any longer…
    Instead, the power company will pay YOU!

  3. Martes, 03 de marzo de 2009.

    Lic. Felipe Calderón Hinojosa,

    Presidente Constitucional de los Estados Unidos Mexicanos,

    A la Opinión Pública,

    Señor Presidente:

    La anunciada visita de su persona a Punta Banda, al sitio donde se pretende construir un exclusivo desarrollo turístico y campo de golf denominado comercialmente como: “Punta Brava”, podría constituir la vulneración de la institucionalidad y del estado de derecho en nuestro país. Su intervención como promotor a favor de dicho proyecto descarrilaría el proceso institucional que se viene desarrollando de forma normal desde hace ya varios meses ya que implicaría la aprobación tácita del proyecto sin respetar ese proceso en curso. En un sistema institucional todavía inmaduro y con graves ejemplos de discrecionalidad y corrupción, donde la toma de decisiones sigue siendo vertical y donde la palabra del Presidente en turno sigue siendo Ley, el mensaje que con sus acciones el representante del Ejecutivo estaría dando a sus subordinados y funcionarios públicos correspondientes sería el de darles todas las facilidades, agilizar los trámites y no ponerles ninguna condición a los promotores del proyecto. Es entendible la lógica que movería al Presidente de la República a realizar esa visita: urge dar una imagen de optimismo, tranquilidad y certeza a los probables inversionistas, hacerles ver que vale la pena invertir en México. Esta acción se entiende sobre todo, en el entorno de una lucha frontal y encarnizada al crimen organizado y de una crisis financiera y económica internacional en la que estamos inmersos.

    Sin embargo, hay otra lectura menos positiva que se podría inferir de esa visita: la de que en México, a pesar de la alternancia, no importan las leyes, reglamentos, normas o procesos institucionales en curso, lo único que se necesita para lograr que se apruebe un proyecto empresarial exclusivo de esa magnitud es tener mucho dinero, influencias o buenas palancas que ayuden a librar los “obstáculos” o “trámites” legales. De ser así, la ciudadanía nos tendríamos que preguntar si sirve de algo el que esté reglamentado que estos proyectos deben presentar una Manifestación de Impacto Ambiental (MIA), que se pueda solicitar que esta esté disponible para su consulta pública, que se pueda solicitar una presentación pública del proyecto, que se puedan hacer observaciones a la MIA y que las autoridades correspondientes exijan o soliciten en un plazo determinado lo que la Ley les faculta y compete.

    Hasta ahora los ciudadanos de Ensenada hemos logrado todo lo anterior. En un ejercicio de civilidad e institucionalidad, durante la presentación pública del proyecto en cuestión se escuchó a los promotores de Punta Brava, manifestamos nuestras posturas a favor o en contra del proyecto y se presentaron argumentos y objeciones en torno al mismo: se exhibieron propuestas, hechos, datos duros y conocimiento científico y legal. Es importante resaltar que al final de la sesión se incluyeron todas y cada una de las observaciones como parte de las recomendaciones que se les hicieron a los promotores del proyecto, el cual se encuentra en revisión y evaluación y se dictaminará hasta que cumplan con los requerimientos que la SEMARNAT les ha hecho.

    A este respecto, siempre ha quedado claro que existen tres posibilidades: que el proyecto sea aprobado sin ninguna modificación (es decir, tal y como se había presentado originalmente); que el proyecto sea condicionado a cumplir con una serie de requisitos y obligaciones (lo cual parece ser el caso) o; que el proyecto sea totalmente rechazado. Por eso se ve como un avance la inclusión de todos los puntos de vista vertidos durante la consulta y presentación pública, porque al final, aunque no lo parezca, esta es una negociación, a ratos muy álgida quizás no muy tersa, pero en lo que los ciudadanos de Ensenada podemos estar de acuerdo es en que no puede ser opción el que no se haga nada en Punta Banda. No se niega que aunque este tipo de proyecto no sea el más adecuado, siempre representa una oportunidad de actividad económica. La discusión se da en el Qué, Cómo y Por qué. Por eso, merecemos que se respete el proceso que con tanto trabajo iniciamos, y que el resultado final corresponda a lo que dictan las instituciones, las leyes y reglamentos sin intervenciones indebidas. En estos tiempos turbulentos, es más importante y redituable esa lección y ejemplo de civilidad y civismo que el proyecto en sí mismo.

    Respetuosamente:

    C. Moisés Santos Mena.

  4. Super awesome read! Truely.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: