Posteado por: jbb | octubre 11, 2010

Energía Solar en California

El gobierno del estado de California se ha tomado muy en serio los problemas que puede ocasionar el cambio climático y, entre otras cosas, se ha fijado como meta que 20% y 30% del consumo eléctrico facturado en 2010 y 2020, provenga de energía renovable.

Dada nuestra dependencia económica con ese estado, es recomendable conocer la manera en que manejan y desarrollan la transición de su industria eléctrica, para implementar las políticas mas convenientes para modernizar este sector en Baja California.

Electricidad en California

Este estado-nación, la octava economía del orbe, tuvo un consumo eléctrico de casi 297 mil GWh (GWh = giga watt hora, una unidad de energía) en 2009. La energía eléctrica producida dentro de sus fronteras sumó 206 mil GWh, distribuida en plantas propiedad de particulares (6), cooperativas rurales (4), pueblos indígenas (3) y de interés público (48). La mayor parte del flujo eléctrico fue generado en plantas de gas natural (56.7%), nucleares (15.3%) y grandes hidroeléctricas (12.2%). Las plantas basadas en algún tipo de energía renovable – viento, sol, océano, geotermia, biomasa y pequeñas hidroeléctricas – aportaron el 13.9% del flujo eléctrico.

Como se puede ver, es difícil que la industria eléctrica californiana alcance en 2010 las metas fijadas por el gobierno.

Energía térmica solar

La energía solar contribuyó con tan sólo 0.4% de la energía generada en 2009 en California. Cerca de la mitad fue producida usando celdas fotovoltaicas, que pueden ser convenientes para usos locales, como hogares, edificios o tiendas de autoservicio. La otra mitad de la energía solar fue aprovechada para calentar fluidos que, por ejemplo, hacen girar la turbina que se usa para producir una corriente eléctrica. Grandes plantas generadoras pueden ser construidas utilizando esta segunda modalidad, conocida como energía solar térmica.

El gobierno de los E.U. ha producido mapas en los que se muestra de manera gráfica  el potencial de la energía solar térmica. Además de la radiación solar, también toman en cuenta la situación legal de la región y la topografía del terreno. Lo primero es para desechar de sus planes zonas de importancia ecológica o recreativa. Lo segundo obedece a que los colectores de luz se tienen que instalar sobre grandes superficies relativamente planas. Sonora y el valle de Mexicali destacan en el mapa de potencial solar térmico que hicieron para el suroeste de Estados Unidos.

Mapa del potencial regional para el desarrollo de plantas eléctricas basadas en energía solar térmica (National Renewable Energy Laboratory, Department of Energy, USA. julio 2007)

Proyectos en desarrollo

En base a este mapa, el gobierno de California solicitó cerca de 150 mil hectáreas de tierras federales donde planean construir 34 grandes plantas de energía solar térmica (ver mapa). Estiman que la potencia sumada de estas plantas será de unos 24 mil MW (MW es un millón de watts).

En los últimos dos meses han aprobado 6 plantas eléctricas basadas en energía solar térmica. La máxima potencia generada por estas plantas es de 2849 MW, es decir, a máxima eficiencia (24 horas con el Sol en el cenit, ni una nube, superficies ópticas limpias, etc.) podrían llegar a producir hasta 25 mil GWh en un año. Están revisando otros 6 proyectos de energía solar que suman 1365 MW. Estos 12 proyectos duplican la capacidad instalada en Baja California.

Estas plantas solares usan 3 tipos de tecnología: máquinas Stirling y abrevaderos (trough) y torres solares (de las que hay varios tipos). Las dos últimas son maneras distintas de enfocar la luz del sol, calentar el fluido y transportarlo hacia turbinas convencionales. En ambos casos la energía eléctrica se produce en una unidad central. En el diseño Stirling, una antena parabólica enfoca la luz solar a un fluido que hace girar un pequeño generador que produce electricidad. La planta consiste en un gran número de generadores interconectados.

Planta basada en el concepto de abrevadero (Solar Millenium Blythe)

Torre solar que se levantó en 1982 en Ciudad Real, España. Tenía 195 metros de altura, fue rodeada de una especie de toldo transparente que cubría un área de 244 metros de diámetro, y llegó a producir 50 Kw. Al tratarse de una simple prueba, se minimizaron los costos de construcción empleando materiales baratos. Una tormenta la derribó en 1989.

Planta de energía solar térmica basada en el diseño Stirling (Imperial valley Solar Project)

En la larga lista de proyectos energéticos que están revisando, son mayoritarias las plantas de gas natural y las de energía térmica solar. Hay dos proyectos menores para plantas geotérmicas, y ninguno asociado a biomasa, energía eólica o marina. Esto sugiere que en California han decidido que la energía térmica solar es, por lo pronto, la energía renovable mas adecuada para descarbonizar su industria eléctrica, así como para aprovechar las oportunidades que se están abriendo con la transformación de este importantísimo sector de la economía. Puede estar seguro que el noroeste mexicano está en sus planes, y no le sorprenda que próximamente sepamos que un consorcio extranjero está planeando construir una planta solar térmica en el valle de Mexicali.

Tres consideraciones finales

En 2007, Baja California tuvo un consumo eléctrico de 9200 GWh, 10 y 30 veces menos que lo que California importa y consume. La cantidad de energía eléctrica que Baja California puede exportar a los vecinos del norte – ya que nuestra red eléctrica está conectada al estado de California pero no al territorio nacional – es un vaso en el mar de su consumo.

Cualquier persona, como yo, puede encontrar una enorme cantidad de información sobre la infraestructura eléctrica de California en http://energyalmanac.ca.gov/, una página que el gobierno de ese estado mantiene actualizada y en orden. No es necesario un permiso especial, ni una ley y autoridad ad hoc sobre información y transparencia. Sin aspavientos dan por sentado que informar es una obligación que no debilita sus prerrogativas políticas y administrativas, que están basadas en la calidad de su trabajo.

Finalmente, destaca la decisión con la que gobierno y ciudadanía trabajan hacia la construcción de su infraestructura eléctrica para el siglo XXI. Seguramente hubo y hay diferencias importantes sobre el tema. Pero caminan juntos una vez que estas son resueltas. En contraste, nuestro camino está plagado de obstáculos, entre otros opacidad, corrupción, vacilaciones, protagonismo, ignorancia, imprevisión y la ausencia de una comunidad en el trabajo y en los fines perseguidos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: