Posteado por: jbb | enero 1, 2011

El año más caliente. Hasta ahora.

El periodo comprendido entre enero y noviembre del año que recién dejamos atrás fue el más caliente desde hace al menos 13 décadas. La temperatura media anual de  la superficie terrestre, medida por estaciones meteorológicas situadas en todos los continentes y mares del mundo, fue 0.67 grados centígrados mayor que el promedio entre 1951 y 1980 segun un análisis realizado por científicos del centro Goddard de la NASA (http://data.giss.nasa.gov/gistemp/). Hubo regiones donde el calor fue sofocante. En el centro de Rusia, durante el mes de julio el termómetro llegó a estar 7.6 grados por arriba del máximo registrado. Con el calor llegaron la sequía y cientos de incendios que le costaron a ese país más de 15 mil millones de dólares y la vida de al menos 50 personas. Mientras siga aumentando la temperatura de nuestro planeta, estos eventos extremos se sucederán con más frecuencia e intensidad, con costos económicos y humanos cada vez mayores.

Cambio en la temperatura superficial de la Tierra entre 1880 y 2010, medida en grados centígrados. El valor de referencia (0 grados) es el promedio medido entre 1951 y 1980. Las barras verdes representan el error estimado. Tomada de Hansen et al. 2010, Rev. Geophys. 48. El dato para 2010 no aparece en la gráfica porque se calculó despues de la publicación del trabajo.

En el año que recién dejamos atrás se celebró una cumbre climática en Cancún (COP 16). Produjo media docena de documentos escritos en el lenguaje cifrado de la diplomacia (http://unfccc.int/2860.php), que comprometen a casi nada y a casi nadie. Una vez más quedó sin resolver el punto principal de la agenda: compromisos claros para evitar la catástrofe climática que nos acecha.

¿Por qué es tan difícil llegar a un acuerdo que reduzca drásticamente las emisiones de GEI? Por su gran importancia, es relevante tratar de entender que ha imposibilitado un compromiso por parte de Estados Unidos.

Prácticamente todos los científicos coinciden en que la situación es manejable, siempre y cuando la temperatura global no suba más de dos grados al terminar este siglo. Para ello es necesario que en 2050 se hayan reducido a la mitad las emisiones globales de gases de efecto invernadero (GEI). Considerando que en ese año habrá alrededor de 9 mil millones de personas en la Tierra, esto significa que las emisiones de GEI por habitante tendrán que reducirse de 7 a 2.5 toneladas anuales en los próximos 40 años.

En la actualidad, un estadounidense promedio produce casi 25 toneladas de GEI anuales. Para que genere 10 veces menos en 2050, es necesario que esa nación produzca no más de mil toneladas de GEI en ese año, 85% menos que sus emisiones actuales, como propuso Barack Obama al empezar 2009. Esta es la cantidad que ya generan en procesos industriales, agropecuarios, aviación y transporte marítimo. Esto significa que, si se comprometen a combatir seriamente el calentamiento global, en 2050 los estadounidenses no deberán usar petróleo, gas natural y carbón para transporte terrestre, generación eléctrica y calefacción.

Tomada de A. Paviak, American Scientist 98, 448. 2010

Desde el punto de vista tecnológico es un enorme reto, ya que implica mejorar radicalmente la eficiencia de sus redes eléctricas, sus medios y sistemas de transporte y el uso de energía en hogares y edificios públicos, así como transformar casi por completo la industria eléctrica, para basarla en tecnologías que usen fuentes de energía que casi no generen GEI: solar, eólica, geotérmica, hídrica y nuclear. Los países europeos iniciaron esta transformación desde hace tiempo y, desde el punto de vista tecnológico, social, cultural y económico, están mejor posicionados para enfrentar el cambio climático y aprovechar las oportunidades económicas que esta transformación ofrece.

Nueve de las veinte empresas mundiales más rentables son grandes corporaciones petroleras. Generan la mayor parte de sus ganancias en Estados Unidos, cerca de dos billones (dos millones de millones) de dólares en 2009, en donde también gozan de privilegios fiscales excepcionales. Las ganancias se distribuyen entre una privilegiada minoría financiera internacional, en la que predominan ciudadanos estadounidenses. Por otra parte, en un estudio comisionado por el American Petroleum Institute (Price Waterhouse Coopers, septiembre 8 2009), se afirma que la industria del petróleo y gas natural contribuyó con 5.2% de los empleos, 6.3% de los salarios y 7.5% del producto interno bruto de Estados Unidos en 2007. El estado de Texas es, por mucho, el principal beneficiario.

Las 20 empresas con mayores ganancias durante 2009. Las ganancias están en miles de millones de dólares. Las corporaciones petroleras están marcadas en rojo. http://en.wikipedia.org/wiki/List_of_companies_by_revenue.
Compañía Rubro Ganancias Empleados Matriz
1 Wal-Mart Ventas $408.21 2,150,000 Estados Unidos
2 Exxon Mobil Petróleo y gas $301.50 90,800 Estados Unidos
3 Shell Petróleo y gas $278.19 112,000 Holanda y GB
4 BP Petróleo y gas $246.14 97,600 GB
5 Saudi Aramco Petróleo y gas $233.30 54,441 Arabia Saudita
6 Toyota Automotriz $203.69 316,121 Japón
7 Japan Post Conglomerado $201.00 3,251 Japón
8 Sinopec Petróleo y gas $197.02 400,513 China
9 Total S.A. Petróleo y gas $189.19 111,401 Francia
10 State Grid Electricidad $184.56 1,502,000 China
11 Samsung Conglomerado $172.50 275,000 Corea
12 Chevron Petróleo y gas $167.40 61,533 Estados Unidos
13 ING Finanzas $164.39 115,000 Holanda
14 GE Conglomerado $156.78 307,000 Estados Unidos
15 ConocoPhillips Petróleo y gas $152.84 39,000 Estados Unidos
16 Volkswagen Automotriz $151.53 329,305 Alemania
17 PetroChina Petróleo y gas $149.30 464,000 China
18 Vitol Materiales $143.30 Holanda y Suiza
19 Allianz Finanzas $140.29 167,193 Alemania
20 Assicurazioni Seguros $130.60 60,638 Italia

Es comprensible que las personas dependientes de la industria de los hidrocarburos vean con suspicacia el recorte de la misma. Son la base social natural de la poderosa minoría de codiciosos que acapara las ganancias de las grandes corporaciones petroleras. Esta ha movilizado sus cuantiosos recursos para bloquear cualquier iniciativa tendiente a limitar las emisiones de GEI, ya sea en las cámaras legislativas de Estados Unidos o en el marco de las Naciones Unidas (ver S. Goldenberg, The Guardian, agosto 14 2009). Con este fin emplea políticos y medios de difusión, como el infame Fox News, que con argumentos falaces intentan desacreditar la ciencia que hay detrás del cambio climático.

La temperatura del planeta seguirá en aumento si prevalecen los mezquinos intereses de esta peligrosa coalición conservadora. Un aumento de menos de un grado bastó para producir un desastre colosal en Rusia. ¿Qué puede suceder si la temperatura planetaria aumenta otros dos grados? ¿Puede imaginar como sería un mes en el valle de Mexicali si la temperatura rondara los 55 o 60 grados centígrados, o el efecto que dos años de sequía tendría en los exiguos mantos acuíferos que abastecen Ensenada, o el futuro de los bosques de Baja California tras una temporada de incendios en las sierras de Juárez y San Pedro Mártir? Estos no son peligros imaginarios, pues nos esperan años mucho más tórridos que el que recién dejamos atrás.

Anuncios

Responses

  1. A ver. Supongo que el año que recién dejamos es 2010, ¿verdad? Pues el GiSS no ha sacado todavía la temperatura de 2010, como bien se ve en el gráfico que muestras. Los que sí la han sacado son RSS y UAH (satélites), y en ambos casos 2010 no es el año más caliente ni en trece décadas, ni en dos, ni en tres, ni en nada. El récord sigue siendo 1998. Y es curioso un calentamiento acelerado que se tira 12 alos (y sigue contando) sin superar la temperatura.

    Por cierto, es imposible que en el registro del HadCRUT (el preferido del IPCC) se bata el récord tampoco, y por buen margen. Si al final el GISS marca récord, seguirá siendo el registro extravagante que siempre dice cosas distintas de los demás. Pero te quedas con eso, y antes de que salga. ¿Es mintiendo como se cuenta verdad? A brave new world!

    • Debí haber sido mucho mas explícito Me refiero al periodo enero-noviembre 2010, pues aun no han hecho el análisis de diciembre. El “hasta ahora” del titulo se refería (fallidamente) a eso y a los años que vienen. Si sigues la liga al GISS encuentras la nota. Transcribo el titulo, los autores y el primer párrafo:

      2010 — Global Temperature and Europe’s Frigid Air
      By James Hansen, Reto Ruedy, Makiko Sato and Ken Lo
      (First posted 2010-12-11. Updated on 2010-12-13 to reflect that the Rev. Geophys. paper has been published.)

      Figure 1(a) shows January-November 2010 surface temperature anomalies (relative to 1951-80) in the preliminary Goddard Institute for Space Studies analysis. This is the warmest January-November in the GISS analysis, which covers 131 years. However, it is only a few hundredths of a degree warmer than 2005, so it is possible that the final GISS results for the full year will find 2010 and 2005 to have the same temperature within the margin of error.

      El análisis del grupo de Goddard está basado en mediciones directas de estaciones meteorológicas, como se puede ver del texto de la página electrónica y del artículo aceptado en el Rev. Modern Geophysics. Son temperaturas superficiales, terrestres y oceánicas.

      Por otra parte, los satélites no miden la temperatura directamente, sino que la infieren de la radiación de la atmósfera en varias bandas espectrales (el muestreo es muy incompleto). Si la atmósfera fuera un cuerpo negro, se deduciría de inmediato su temperatura. Pero como no es un cuerpo negro, es necesario tener un modelo de su distribución espectral de energía para deducir la temperatura. Es por ello que RSS y UAH, que son grupos de investigación que usan e interpretan datos satelitales con métodos y suposiciones distintas, obtienen diferentes temperaturas y gradientes seculares (aunque ambos encuentran que la temperatura está en rápido ascenso). También es importante hacer notar que la temperatura que se deduce de datos satelitales no es la de la superficie terrestre, ya que los detectores integran la radiación a lo largo de la columna atmosférica y la emisividad varía según las condiciones locales (principalmente temperatura y densidad). Más concretamente, los datos satelitales reconstruyen la temperatura de la parte baja o media de la tropósfera. Por lo tanto, no tiene sentido comparar directamente al “extravagante” GISS con RSS y UAH. Pero si tiene sentido afirmar que 2010 (enero-noviembre) ha sido el año en que la temperatura superficial ha sido mas alta. En pocas palabras, el año mas caliente para los que vivimos pegados a la superficie de la Tierra.

      Agradezco tu muy pertinente observación y comentarios, me han alertado y estoy por modificar y extender el texto. Los calificativos finales son gratuitos, injustos y de pésimo gusto.

  2. Disculpas, jbohigas. Uno está muy sensible ante la trola que sabe que se va intentar colar. Y, lo siento. Si hay cuatro cuatro organizaciones que se dedican a medir la temperatura media global, y nos hablas de la única para la que 2010 va a ser el año más caliente, ¿te extraña que me suene chungo?

    Ni para los satélites, ni para HadCRUT, no solo la temperatura de año de calendario de 2010, sino ninguno de los 12 meses seguidos posibles, con media móvil, va a ser la más caliente.

    Les pones pegas a los satélites. ¿Quieres que hablemos de las pegas de los termómetros de superficie y los barcos, que nunca han estado pensados para sacar una media global? Y pones pegas que no valen, como decir que los satélites obtienen temperaturas diferentes. Ya, pero no más diferentes entre sí que HadCRUT vs GISS. Según eso, no valdrían los termómetros. O que miden a alturas diferentes de la troposfera, y por tanto no tiene sentido la comparación. Al contrario, tiene todo el sentido. La tesis IPCC es que el calentamiento es mayor a más altura, y los satélites deberían medir más calentamiento. Pero miden menos.

    aunque en ambos casos se encuentra que la temperatura si esta en rapido ascenso

    Curiosa afirmación. En 30 años (desde que hay) han medido una tendencia de +0,14ºC y +0,16ºC / década respectivamente, cuando lo esperado según IPCC debería ser por encima de 0,2ºC. Y desde que “cerraron” los modelos (2000), o sea la parte predictiva, han medido por debajo de cero en vez de por encima de 0,2. ¿Rápido ascenso comparado con qué?

    Ahora, si lo que se trata es de lanzar las trompetas con lo de ¡¡¡el año más caliente!!!, cuando la realidad es que en tres de cuatro mediciones lo que dice es que llevamos 12 años sin superar el máximo medido, y con un supuesto calentamiento acelarado, pues vale. Pero el caso es que el mismísimo Gavin Schmidt confesó por escrito en 2007, en Real Climate, supongo que en un momento de distracción”, que si en los próximos cinco años no se batía ese record en todos los registros, consideraría que había problemas en la comprensión del sistema. Tic, tac, 2008, tic, tac, 2009, tic, tac, 2010, tic, tac 2011 tampoco va a ser por La Niña, y … solo le queda una bala. También dijo el Met Office en 2009, no solo que este año sería récord muy probablemente, sino que la mitad de los próximos diez años lo serían. Esas son las cosas que valen para juzgar una teoría: las predicciones que se cumplen … o no se cumplen. Y como no hacen mucha prediccioness, salvo para dentro de generaciones, pues hay que aprovechar las pocas que hacen, para poder juzgar. Y la pinta es mala; muy mala.

    Gracias por la respuesta.

    Saludos. Y perdón.

    • 1) Típicamente, una medición de temperatura en una estación meteorológica moderna tiene un error de +-0.1 C. Se puede hacer una medición aproximadamente cada segundo, de tal suerte que en diez minutos puedes llegar a acumular cerca de 500 datos. El promedio de estos datos tiene un error de alrededor de 0.05 C. Obviamente, en el pasado las estaciones eran menos precisas, el muestreo menos frecuente y los promedios más inciertos. Nada de esto tiene que ver con que las estaciones estuvieran pensadas para sacar la temperatura media global (los aparatos son neutros).
      2) El cálculo global se hace utilizando cientos o miles de estaciones meteorológicas. Como su distribución no es uniforme, se usan distintos criterios y algoritmos de ponderación basados, entre otras cosas, en la densidad de estaciones en las distintas regiones del planeta. Esto podría explicar la evidente diferencia entre el análisis de la Nasa y la Universidad de East Anglia.
      3) El IPCC no es un centro de investigación y, en consecuencia, no analiza datos meteorológicos ni hace modelos o escenarios sobre el cambio climático. Lo que si hace es recopilar, sistematizar y resumir la información científica que hay sobre este tema. El último reporte del IPCC (2007) sobre modelos y escenarios se basó en los trabajos de 23 centros de investigación. Estos siguen activos. Nadie ha “cerrado” los modelos. Por el contrario, estos y otros centros de investigación siguen muy activos porque, como bien dijiste, hay problemas en la comprensión del sistema climático. Así es en todos los campos de la ciencia. Por fortuna el método científico es poderoso y ha probado una enorme capacidad para entender la naturaleza. Yo no se de algo mejor para conocer a la naturaleza. Pero los resultados no siempre son 100% validos o exactos, ni se obtienen en un abrir y cerrar de ojos. Es cosa de inspiración y mucho sudor.
      4) Un calentamiento de mas de 0.1 o 0.2 grados por década es un rápido ascenso comparado con los placidos últimos cientos o miles de años. Y todo parece indicar que, si no lo desaceleramos, nos va a llevar la fregada. Aunque no lo creas (y esta no es una amenaza inventada por Nostradamus).

  3. ¡Huy!, y me había perdido la parte de la mezquina coalición de intereses industriales y conservadores. Y pones unos ejemplos. Fantásticos. Supongo que muchas más, pero desde luego del caso de Shell y BP no necesito mirar. ¿Sabes cuanto invierten en renovables? Con la diferencia de que saben de sobra que el petróleo lo van a vender sí o sí, a un precio u otro, pero las renovables dependen de las subvenciones, y estas de la alarma climática. ¿Has visto las sumas que gastan en investigación alarmista?

    La motivación del que argumenta nunca ha sido un razonamiento válido. Ni en un juicio, ni en ciencia. El argumento vale lo que valga por sí mismo, con total independencia de quien lo emplee. Bueno, eso si queremos saber y ser justos. Ahora, si quieres deslizarte por ese camino, te propongo que sumemos el dinero de que se dedica a investigación para intentar probar la tesis CO2, y el que se dedica a intentar probar causas naturales. Y eso no es un juicio de intenciones, sino un sesgo que solo puede producir más resultados de un lado que de otro, inevitablemente. El juicio de intenciones sería decir la obviedad de que cuanta menos alarma, menos dinero para la investigación del clima, porque preocuparía menos. Luego objetivamente, al investigador medio le interesa (económicamente) la alarma. Pero no deberíamos deslizarnos por ese camino. No si se trata de aumentar el conocimiento.

    • ¿Científicos malos vs. corporaciones angelicales? Créeme que a los científicos les resultaría mucho más rentable y cómodo trabajar para la Shell que para una universidad, en donde hay compromisos lectivos y presupuestos usualmente insuficientes. Y, desde luego, en lo que se refiere al clima, tengo bastante más confianza en los científicos que en la Shell. Por el contrario, estoy seguro que la mayor parte de los científicos son unos burros en lo que se refiere a la Bolsa, mientras que el CEO de la Shell es un mago en lo que se refiere a ese tema.

      Me preguntas si se lo que invierte la Shell en renovables. Se que hasta 2009 había invertido cerca de 350 millones de dólares anuales en investigación en tecnologías alternativas (no solo las renovables), menos del 1% de su presupuesto y menos del 0.2% de sus utilidades. Para ellos, menos que una bicoca. También se que la única tecnología renovable que les interesa son los biocombustibles, que puede ser una opción interesante siempre y cuando no provoque mas deforestación o sea a costa de la alimentación (por ejemplo, podrían hacer biocombustibles por la vía de la ingeniería genética). Otra cosa que se de la Shell son las barbaridades que están haciendo en el norte de Canada al extraer brea de las arenas. Esto es algo que me contaron trabajadores que han estado allí y que a escondidas pudieron sacar fotos del infernal lugar.

  4. No es tan difícil de entender. Si creas un sistema para medir la temperatura global haciendo la media, partes de algo homogéneo y estandarizado. Material, ubicaciones, gestión de los cambios, etc. Luego necesitas menos ajustes, a menudo especulativos. Los satélites, al contrario miden algo global. Pero que no te gusten los satélites, y de los de superficie solo hables de uno, prescindiendo del otro, ya marca muy claro que para ti los datos dependen de que te guste el resultado.

    La subida de temperatura de fin de siglo XX no tiene nada de especial comparada con la anterior del mismo siglo Ni, a juzgar por el CET, con las de otros siglos anteriores. Te muestro el primer caso, y la tesis IPCC es que antes de 1945 el CO2 no está teniendo efecto apreciable, por poca cantidad.

    http://www.woodfortrees.org/plot/hadcrut3vgl/from:1915/to:1945/trend/plot/hadcrut3vgl/from:1975/to:2000/trend/plot/hadcrut3vgl/from:1900/every

    Phil Jones mismo dice que el calentamiento anterior (hacia 1880) no es estadísticamente diferente, pero yo no lo he mirado.

    Modelo “cerrado” quiere decir que usas el modelo tal cual estaba en esa época, sin “mejoras” posteriores conociendo los datos posteriores. Es la única forma decente de validación, cuando pronosticas o “proyectas” un futuro que todavía no ha ocurrido. Los cálculos y atribuciones del IPCC son con modelos “cerrados” en 2000, y la única parte realmente predictiva (desconocida) es la posterior. Con un clamoroso fallo, aunque siempre puedes hacer prodigiosas gimnasias posteriores para que no sea “inconsistente con” la realidad. O para que puedas hacer como que te lo crees.

    Pero no te desvíes llenando los comentarios de datos irrelevantes. Hay cuatro registros de temperatura media global, los cuatro válidos, con sus ventajas e inconvenientes, y nadie serio rechaza los satélites por los motivos que alegas. Yo también puedo hablar de los “rellenos” de 1.200 km del GISS en el Ártico, donde no hay datos salvo imaginarios, y que es de donde sale el grueso de su calentamiento diferencial. Y del archivo “haryry.readme” del CRU, etc. Pero lo decente es mirar los cuatro, y no elegir el que te conviene. Y con los cuatro, 2010 no es el año más caliente, que es el cuento que propones.

    Saludos.

  5. Pero si es que usas unos argumentos de chiste. ¿Quien ha dicho científicos malos contra corporaciones angelicales? He dicho intereses. Todo el mundo tiene, y lo que dices de que los científicos preferirían trabajar para a Shell es absurdo. Si lo prefieren, y no lo hacen, será que no pueden. Pero trabajan donde trabajan, y donde trabajan resulta que la alarma da dinero para investigación, y lo natural no. Es obvio, no discutas lo evidente.

    Cuando yo compraba paneles solares, Shell los fabricaba. Y junto a BP y Siemens eran los mayores productores. Pero ya digo, el argumento vale lo que valga, y da lo mismo si lo dice alguien pagado por la Shell o el chiflado de Hansen. Los que discuten el consenso no son corporaciones. Son Linzen, o Christy, o Pielke, o Spencer, o Svensmark, o Shaviv. o Miscolkzy, y últimamente parece que hasta Curry. ¿Sigo con la lista?


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: